#NOmeTOQUESelSCHENGEN

Articulo publicado originalmente en El Nuevo Federalista, el 5 de febrero 2016.

Estimados amigos,

Hemos vuelto y con fuerza, nada como nos toquen el Schengen para darle a la tecla y salir a aclarar alguna cosilla que otra de todas las que se están hablando hoy día a raíz del reto (efectivamente la palabra que empieza por P no voy a utilizarla) de los refugiados

no toques schengen david miguel angelo-reducido65
A otro que le han tocado el Schengen

A ver ¿por dónde empezamos? Por el comienzo, así que hablaremos de las 4 libertades, que son como los 3 mosqueteros  ¿ eh? Si, aún sabemos contar, así que dejen que les explique. Vayamos atrás en el tiempo y pongamos que es el año 1957 cuando entra en funcionamiento la Comunidad Económica Europea y en el papelito donde se refleja el acuerdo del que nace (también conocido como Tratado de Roma) se proponían como objetivo promover “un desarrollo armónico …mediante establecimiento de un mercado común “…vale y eso ¿ cómo pretendían hacerlo? Mediante 4 libertades (pilar del asunto)* : la libre circulación de mercancías (es decir un mercado común y sin barreras para ellas) , servicios (lo mismo que te hago la web desde Rumania para tu restaurante en Londres, que la contabilidad de tu fábrica en burgos la lleven contables en Bremen e implicaba una cierta libertad de trabajadores ), capitales (pasar dinero de un país a otro para, por ejemplo pagar las mercancías y los servicios de los que veníamos hablando, no pensemos cosas raras) y personas (aunque en aquella época tenían en mente lo de cruzar para trabajar al otro lado de la frontera, no para pasar el finde de vacaciones en cualquier capital europea)

Pues bien, sin entrar en grandes detalles*, las tres primeras, Athos, Porthos y Aramis (mercancías, servicios  y capitales) llevaron su tiempo, pero se fueron haciendo realidad y comunitarizandose, es decir, la Comisión y el Par

schengen mosqueperros reducida75
…Eran uno, dos y tres las famosas libertades, el pequeño Schengen siempre va con ellos. Mercancias, Servicios y Capitales son las tres libertades, sus hazañas más de mil….

lamento Europeo fueron ganando peso
en las decisiones que se toman sobre ellas, especialmente mercancías, pero capitales y servicios (y las personas que lo ejercen) no se quedaron cortas. Y ahora viene a galope nuestro D’Artagnan ,  la libre circulación de personas.

Como íbamos diciendo , la libre circulación de personas, con algo de retraso se presentó nuestro D’Artagnan pidiendo unirse a los tres mosqueteros  ¿Su origen? Bueno, aunque estaba incluida en el paquete original de libertades de  las comunidades europeas que mencionábamos antes, la cosa  no pasaba, y con matices , de los trabajadores y asalariados (ryan air aún no se había inventado) viviendo a caballo en la frontera que separaba su casa de su trabajo. Así siguió el asunto hasta los 80, en concreto hasta junio de 1985 cuando varios de los países miembros  se pusieron de acuerdo , en un icónico pueblecito luxemburgués llamado Schengen, (y sí en 1985 empezó a operar Ryanair ¿coincidencia? ) para poner en marcha esa cosa llamada libre circulación,  pero sin prisas, pues en junio de 1990 ya tenían el plan de cómo hacerlo y  finalmente, en 1995, se puso en marcha.  Aunque no fuera un ejemplo de rapidez su aplicación, la demora nos vino de perlas a españolas y portugueses, que pudimos sumarnos a este invento de la libre circulación (no olvidemos que entramos en el 1986).

Todo esta negociación se llevo por fuera  de la UE (en aquella época, aún CEE), con lo que se conoce como un acuerdo intergubernamental (vamos que la Comunidad europea, UE ahora,  pintaba porque eran los mismos países miembros pero nada más).  Y por increíble

no toques schengen gioconda-reducida 45
Sonrie, pero que no te toquen el Schengen. Te lo dice una experta.

que parezca,  o más bien no,  la cosa funcionó, a las mil maravillas, tal fue asi que decidieron poner el invento bajo el paraguas de la comunidad europea, ya conocida como Unión,  y en 1997 ahí que lo metieron en el ADN de las leyes europeas ( en concreto en el Tratado de Ámsterdam ) , pese a ello,   el asunto tenía truco, seguía estando bajo el control de los estados miembros (vía Consejo y Consejo Europeo) en forma de lo que se conoce como cooperación reforzada ( es decir, cuando no se puede hacer algo en la UE en plan Fuenteovejuna, todos a una, los que están dispuestos a hacerlo, lo hacen , siguiendo las normas comunitarias y tiran para delante)

Y en la parte que a usted y a mi nos afecta, ¿Qué ha cambiado desde entonces? Bueno ¿se han planteado que ahora nos vamos de finde a cualquier rincón de Europa? Dos horitas de avión por cuatro euros, bajar y comenzar a patear  las capitales europeas  ¿Qué cuando tenemos que pasar un control fronterizo, de esos que se llevan su buena hora para enseñar el  pasaporte,  nos parece lo más atrasado e inútil del mundo? ¿han pensado que algo  tan “tonto” como el intercambio de estudiantes, si  Erasmus, el mismo , puede deber parte de su éxito a esa libertad? Otras regiones del mundo han implementado, o al menos intentado, programas de intercambio pero ninguna se acerca al éxito del nuestro.  Y a eso súmenle las facilidades que dan a las mercancías no tener que pasar fronteras, es desde Schengen que las garitas aduaneras quedaron abandonadas, antes de eso por mucha libre circulación de mercancías de la que se hablase, las garitas seguían en su sitio dispuestas a poner alguna zancadilla que otra al movimiento de mercancías.

 

Pues bien, como si de una moneada única se tratase, tener una frontera única supone que los problemas de unos, lo son de todos., aunque por el camino pusimos en marcha herramientas comunes (visado común, las herramientas informáticas SIS y SIS II y otros ), resultó que en el tintero de esta libre circulación se quedaron cosillas pendientes, como : desarrollar un verdadero cuerpo común de fronteras (Frontex , la agencia de fronteras de la UE , nació como una cenicienta, el material para vigilar fronteras era de prestado); dar un tratamiento común a las demandas de asilo y refugio, lo cual se pensaba resurlto , más mal que bien, con el convenio de Dublín  ( que regula quien y como se hace cargo de las peticiones de asilo : donde llegas, lo pides y el Estado receptor lo gestiona), el cual  ha quedad en evidencia, o inútil dicho en llano, con las llegadas masivas a las costas italianas y griegas.

Es cierto que últimamente algo se ha mejorado, Frontex, gestiona varias operaciones de

no toques schengen venus de milo-reducida50
Sin brazos pase, pero ¿SIN SCHENGEN? ¡JAMÁS!

 

envergadura (tritón y Hermes) pero no tiene la capicdad necesaria para la solución común deseada y de ahí la proposición este diciembre por parte de la Comision de la creación de un cuerpo de fronteras europeo, a las ordenes d la comisión, no de los países miembros, que acuda donde se le necesita ¿se imaginan al líder populista y/o euroescéptico de turno clamando sobre los males que le vienen encima y como aparece este cuerpo para arreglar el marrón?

 

Y siguiendo con el reto que nos ocupa, las llegadas masivas de refugiados a suelo europeo han supuesto todo un órdago a nuestro líderes. Algunos como  Jean Claude Junker  a la cabeza de la Comisión , han hecho lo que estaba en su mano, con una estrategia definida , propuestas de reparto de refugiados y cientos de millones de euros invertidos en el tema ;  Angela Merkel  (y su apertura de puertas) o los países nórdicos (desbordados ya por el número de acogimientos), han trabajado para estar a la altura del reto, otros parece que no tanto (no señalaremos que es de mala educación) y para  colmo se empieza a llevar a cabo suspensiones de Schengen, de la libre circulación , que amenanzan con ser “poco” breves.

 

¡Aviso a navegantes! Todo lo dicho no excluye que en su día , se proveyesen situaciones donde la circulación podría verse restringida, vale a veces pasan cosas imprevistas, pero ahora se habla de convertir en permanente lo excepcional,  recortar Schengen y dar marcha atrás…eso nos toca los Schengen pero de mala manera, pues evidencia “una clara falta de voluntad política de apostar por la solución comunitaria  al reto interpuesto, lo que refuerza la sensación de fracaso institucional del proyecto europeo”, toma ya la frasecita!  en lenguaje que usted y yo entendamos :  ante el dilema dar una respuesta coordinada (en recursos, personal y presupuesto) para controlar las fronteras europeas y cede control (soberanía)  en ese parte  a favor de una entidad común  , los estados miembros han decido jugar al “sálvese quien pueda” e ir cada uno a su aire y así nos luce el pelo. ¡ Y NOS TOCA EL SCHENGEN! Algo que es más que evidente , que todos juntos podemos , se empeñan y nos empeñamos (pues como ciudadanos nos toca el tema) en buscar soluciones individuales e incapaces d abarcar la magnitud del reto. Cuando la solución es simple , la dieron los mosqueteros ,  “una frontera para todos y todos para una frontera (común)”.

no toques schengen libertad- reducido25
¿horas de espera para pasar fronteras? ¡JAMAS! Revolución o SCHENGEN!

Para los que se preocupen por las cifras, ya mencionábamos el otro día que si la UE actúa en su conjunto, acoger a 5 millones de refugiados no sería tanto problema (vamos por 1,5 millones) , a fin de cuentas somos ¡500 millones! en la UE. Pero en vez eso, nos empeñamos en mirar a otro lado, poniendo en riesgo los progresos que tanto esfuerzo y sacrificio nos han costado en estos 60 años de aventura europea y para colmo, si es de los que piensa que sólo el dinero importa , las pérdidas de dinero que una vuelta a las fronteras traerían un serio revés para nuestra economía. En esto, unos chicos franceses muy listos (“france strategie” , un think tank ligado al gobierno francés)  nos han recordado estos días la pasta que supondría volver a poner en marcha esto de las fronteras, 100.000 millones de € a pagar entre todos los europeos.  (pueden leer aquí todos los detalles)

no toques schengen maneken pis-reducida45
Como me toquen el Schengen, les meo encima

En resumen, que si usted es de los que justamente se indigna con la falta de una respuesta común al drama de los refugiados,  y  quiere cagarse en la UE por insolidaria, recuerde que son los gobiernos de cada estado miembro (vía Consejo y Consejo Europeo), no las instituciones comunes (la Comisión, El parlamento Europeo, el BCE, Tribunal de Justicia) los que están decidiendo sobre esto y tienen la sartén por el mango.  Así que para esta, es mejor cagarse en su Primer ministro, Presidente, Jefe de gobierno de turno para obligarle a recapacitar, porque además de resolver poco , que se aproveche para quitarnos algo que es un derecho (aparece en la carta de derechos de los ciudadanos europeos) y una de nuestras mayores conquistas como Unión (sin contar el beneficio económico, incalculable ). Pues eso, nos toca el …..y ya saben que #NOmeTOQUENelSCHENGEN

*Otro día tocaremos los tres mosqueteros…las tres libertades de manera detallada.

**Para otras cosas, puede cagarse en las instituciones europeas si lo estima pertinente, pero justo esta, no.

#SOYUIMP Miércoles, 2 Septiembre (2º día)

(artículo publicado originalmente en la web del movimiento europeo )

(viene del dia 1)  Abrimos el segundo día, en nuestro #marcoincomparable, con dos ilustres protagonistas de esos 30 años de España en la UE, en su caso , no te cuentan un libro, ellos son el libro, estuvieron allí y por su manos pasaron muchas de las responsabilidades de la aventura Española en Europa. Estamos hablando del embajador Raimundo Bassols y el exministro y comisario europeo Pedro Solbes.

Retrato del curso
Una imagen vale más que 1000 palabras

El embajador Bassols con su ponencia sobre “La negociación del ingreso de España en la CEE” nos dejó una colección de recuerdos de los momentos que marcaron nuestro acceso a las comunidades. Su relató parecía un thriller de los de  Hollywood (pero aquí, en Europa y con nosotros, España, d protagonista), con una situación al límite (la nuestra), una dura lucha (diplomática) por ser tenidos en cuenta y una transición que parecía un trapecista sobre el abismo, presidida por una frase del Rey Juan Carlos I “Europa deberá contar con España. Los españoles somos europeos”, negociaciones llenas de diálogos sutiles y un vecino (Francia) en plena relación amor-odio con nuestro posible acceso para concluir en un final apoteósico un 12 de junio de 1985 con nuestra firma del tratado de Adhesión (para los detalles precisos les remitimos a las obras del embajador Bassols)

A este apasionante relato le siguió, otro igualmente apasionante por parte de Pedro Solbes (ministro, comisario europeo, etc..) que tomaba el relevo en el tiempo del relato del embajador y lo desplazaba al ámbito “de Las transformaciones de la economía española en el ámbito de la Unión Europea”. Con un discurso lleno de secretos (o se concluimos de lo bajito que hablaba ) repasamos los grandes hitos dentro del entramado económico de la UE y también los miedos de donde partieron ¿cómo entrar ante una Francia que se opone y Reino Unido reclama lo suyo? Alemania, si la misma que hoy día nos parece la mala de la película, puso el dinero para limar aspereces y callar quejas ¿se podrá cobrar el iva en la Europa sin fronteras? Se pudo y se sigue pudiendo ¿cómo salir de la crisis del 1995 (qué no fue pequeña precisamente)? Con una moneda común, así nació el Euro. Y ante las dudas de si nos habría ido mejor fuera del euro con la crsis actual, una anécdota genial que conserva toda su validez :

“¿por qué quiere España entrar en un sitio lleno de goteras(las comunidades europeas)?” – preguntó Simone Veil (Presidenta del Paralmento Europeo en 1979-1982)

“Si, pero es que fuera llueve mucho más”- respondió Eduardo Punset, el del pan bimbo, el programa redes (y las neuronas dichosas) y en la época, responsable de la entrada de España en las Comunidades europeas.

.

IMG-20150901-WA0022
No sólo de europeismo vive el hombre. Alimentando el buche.

Nuevamente acudimos a nuestra cita con el alimento terrenal (no somos de piedra , ver foto) y un par de horas después seguimos con el turno de los representantes (directos) del pueblo, la Mesa Redonda “El futuro de España en la Unión Europea” a cargo de 2 eurodiputados y un diputado. Abrio la tarde Juan Carlos Girauta Vidal, eurodiputado por el partido Ciudadanos, repasando algunos de los retos pendientes en el ámbito político de la UE y la necesidad de cambios para mejorarla, citando a uno de los padres fundadores, aunque lo más relevante, para un novato en esto del parlamento sería su recordatorio de los mecanismos de control de la labor de los parlamentarios ¿es usted de los que piensa que se tocan las narices? Puedes aquí puede comprobarlo y le adelantamos que si espera ver como viven del cuento, se equivoca, trabajan y duro, pero siempre pueden preguntárselo ustedes mismos.

Le siguió Jonás Fernández, eurodiputado del Partido Socialista, repasando algunos de los fallos de la UE en la crisis, pero aún con eso, hemos de ser optimistas sobre el papel de la UE y tocando temas polémicos , para algunos, como es cesión o no de soberanía de los países a la UE, dejo sobre la mesa una buena reflexión “debemos dejar de hablar de ceder soberanía , porque los estados han perdido la soberanía (por la via de los hechos, como ha sido la última crisis económica) y la que pueden hacer es recuperar soberanía a través del proyecto europeo”.

Cerró la terna el diputado del Partido Popular Eugenio Nasarre, quien llevando los temas de casa al ámbito europeo, como la reforma de la constitución , nos indicó que es “el momento de poner más Europa en la Constitución”, profundizar en una Europa más federal (ver enlace para más señas) pues “los desafíos existentes (ISIS; refugiados; Rusia, etc..) sólo tienen solución en una dimensión Europea” y de pasó dejo unas cuantas referencias la Europa Federal que tanto anhelan unos y acongoja o repele a otros.

De izda a derecha  : Manuel Delgado-Iribarren, Juan Carlos Girauta Vidal, Jonás Fernandez, Eugenio Nasarre, Pedro Solbes, Lucas Lopez,Raimundo Bassols, Miguel .A Benedicto, Francisco Aldecoa

De izda a derecha : Manuel Delgado-Iribarren, Juan Carlos Girauta Vidal, Jonás Fernandez, Eugenio Nasarre, Pedro Solbes, Lucas Lopez,Raimundo Bassols, Miguel .A Benedicto, Francisco Aldecoa

Ya semos europeos

(Continua en día 3)

No unimos países, unimos personas, Erasmus- 1ª parte

Publicado en el Nuevo Federalista el 18-11-2014

Originalmente, el presente artículo fue escrito hace unos años para celebrar el aniversario del programa Erasmus, desde entonces, el programa ha ganado mayor presencia en la realidad europea,  en forma de Erasmus +, pero su contenido no ha perdido ni un ápice de su validez  y de ahí su publicación.

Nos encontramos hoy en un marco singular para celebrar el 20 aniversario del Programa Erasmus. La Complutense e, a día de hoy, la universidad que más Erasmus recibe y envía de Europa y, dentro de ella, la facultad de CC. Políticas donde hoy nos encontramos. Esta facultad es una de sus principales componentes, lo que añade un sabor especial a la celebración auspiciada por la Cátedra Jean Monnet.

Erasmus_logo.svgLa verdad es que cuando me invitaron a participar en este evento para hablar de la experiencia Erasmus acepté sin pensar y claro, nada mas colgar el teléfono me asaltaron las dudas: “vale, tengo que hablar del programa Erasmus, todos creemos saber qué es, pero ¿De verdad es un instrumento que integra a Europa?¿No estaremos yendo un poco lejos? ¿Por qué es tan especial?¿Qué convierte al Eramus en lo que es?”

Estas preguntas me hicieron reflexionar y me embarqué en una pequeña búsqueda, tanto a través de la historia, como de mi propia experiencia como becario Erasmus y después ayudando a los estudiantes Erasmus de esta universidad. Finalmente, creo tener la respuesta y mi intención aquí hoy es compartirla con todos ustedes..

Permítanme ahora hacer un pequeño viaje al pasado, para ello, nos bastará la herramienta Erasmus por excelencia, es decir, Holbein-erasmusInternet. Tras teclear las palabras adecuadas, nuestra búsqueda nos lleva hasta un tal Erasmo de Rótterdam, quien como todos saben ,pero mucha gente olvida, ha dado nombre al programa que hoy nos trae aquí. Pero no voy a recordar todos los méritos de uno de los mayores pensadores europeos, para el cual las fronteras y los países no existieron ( Labor meritoria la de recorrer Europa  cuando todavía no se había inventado los vuelos de bajo coste-low cost, ni siquiera el Inter.-rail) tan solo quiero recordar una frase suya que llamo poderosamente mi atención  :“Para el hombre dichoso todos los países son su patria.

Interesante, aunque  no bastaba para resolver mis dudas, así que seguí navegando hasta toparme con la biografía de un mozalbete francés, consumado viajero, quien recién comenzado siglo XX, y a la temprana edad de 16 años su padre lo envía a estudiar a Inglaterra. Antes de partir, su padre le ofreció  un  consejo :

“No importan los libros, nadie puede pensar por ti, mira por la ventana, habla a la gente”.

                     

 Según parece y cuenta la historia, aquel mozalbete  escuchó y aprovechó el consejo, se llamaba Jean Monnet y, varías décadas después, destacaría como uno de los padres fundadores de la Comunidad Europea. Avancemos unos años más, pongamos hasta un 9 de mayo de 1950, en París, y recordemos algunas de las  palabras que Jean Monnet dejó escritas en su discurso para Robert Schuman:

schuman-3-c2bde

 “De este modo se llevará a cabo la fusión de intereses indispensables para la creación de una comunidad económica y se introducirá el fermento de una comunidad más profunda entre países que durante tanto tiempo se han enfrentado en divisiones sangrientas »

Ese fermento al que hace alusión ¿Qué era exactamente?¿ Era solo carbón y acero?…¿Pudo estar pensando en algo llamado Erasmus? Esta duda me asalta con más fuerza cuando leo que 2 años más tarde Monnet declaró respecto al proyecto de comunidades europeas lo siguiente:

“nosotros no unimos países, unimos personas”

 

Pero cómo pensaba hacerlo ¿Estaba pensando unirlas  a golpes de acero y carbón? Sinceramente lo dudo, pero desde luego no era algo sencillo lo que proponía.

Nuevamente, otro salto en el tiempo: 1987. ¿En qué pensaban los miembros de la comisión cuando establecieron un programa de intercambio bajo el nombre de “Erasmus”? Sin duda buscaban nuevas herramientas para una mayor integración europea , pero realmente ¿Sabían lo que estaban creando?¿Eran capaces de vislumbrar en qué se convertiría el programa Erasmus? Con la ventaja de tener la perspectiva del tiempo de mi parte, creo que no. Hasta aquí hemos visto el esquema teórico  y es aquí donde palabras y sentimientos se separan, hemos de empezar a hablar de algo que no se puede describir fácilmente y que por espacio de 20 años no ha dejado de propagarse: la experiencia Erasmus.

Aalto-University-to-Lead-International-Lloyds-Register-Foundation-Research-Centre-of-ExcellenceMe van a permitir ahora que personalice el relato y vayamos a un  pasado más reciente  para salir de la neblina de la historia y entrar en la cruda realidad en la que un joven como muchos, en este caso un servidor, le  anunciaron que le habían dado un Erasmus a Finlandia, en concreto a la universidad Técnica de Helsinki, Tecnillinen korkeakulu para los amigos (Aalto University ahora). Por fin podría disfrutar de eso que tanto había oído hablar,  el mítico Erasmus.. ¿Sería verdad que era pura fiesta? …¡No! Era mucho más que eso

El Erasmus es una extraña aventura. Cuando uno recibe la beca siente miedo, vértigo, ante la experiencia que se avecina. Antes de solicitarla, todos hemos oído hablar de la beca Erasmus  y nos hemos forjado mil ideas de cómo será. A su vez, los pensamientos más comunes antes de emprender el viaje son: ¿Cómo pago yo esto?¿Seguro me divertiré tanto como mi vecino, primo, hermano, etc..? y en algunos casos ¿ Qué asignaturas me convalidarán? En mi caso se añadía otra de vital importancia ¿Haría mucho frío en Finlandia?.

Y cuando subimos al avión, como si fuera una montaña rusa,  lo único que se nos pasa por la mente es “¡Socorro! Quiero bajar, pero si yo en realidad no me quiero ir!” tan distinto de lo que diremos al final de nuestra beca “¿Ya se acabó? Pero, ¡si yo no quiero volver!”

 Dicen que los estudiantes cuando regresamos tenemos la cabeza llena de pájaros;  en mi caso, y sé que no soy el único, no fueron pájaros, fueron estrellas amarillas flotando en un euroservidorfondo azul lo que tenía en la cabeza (y aún siguen ahí dentro). Y fue en ese momento cuando empecé a vislumbrar el secreto del Erasmus. Mi Erasmus había discurrido como un sueño,  fueron 9 meses que pasaron en 9 segundos, pero en los que viví  la experiencia de 9 años. Comprendí  el secreto que encierra el Erasmus, algo que solo se comprende al final la experiencia, del sueño  Erasmus,  y es que aquellos que van de Erasmus nunca vuelven. Vuelve otra persona distinta.

 Tras este maravilloso sueño, uno ha dejado de ser Español, Checo, Inglés o Chipriota, acaba de nacer un ciudadano europeo. Efectivamente, Erasmo tenía razón. “Para el hombre dichoso todos los países son su patria”. Cuando uno ha sido Erasmus no  hay país donde uno no se sienta cómodo o frontera imposible de cruzar. Igualmente el consejo que Jean Monnet recibió de su padre tomaba forma, en ningún libro te explican, ni podrán explicar jamás, lo que puede suponer el Erasmus en tu desarrollo personal. La física o la política que uno aprende allí fuera es la misma que puede aprender aquí, pero la experiencia ,¡no de conocer!, sino de  vivir y sentir en otro país, otra cultura y otra gente, ni en el mejor de los masters puede darte.

Continuará….aquí

Nota- el artículo se publicó firmado por Íñigo Cruz, no por el sello ya semos europeos, del cual es editor.

JUNCKER para principiantes/for dummies – I entrega

Esta artículo fue publica en El Nuevo Federalista el 8 de Agosto de 2014

 

Estimado lector,

escena 14- cierre

Soy consciente que en las fechas que nos encontramos usted se plantea muchas cosas, por  ejemplo:  a qué piscina ir, qué tapa tomar, si tinto de verano o cerveza y, en última posición, su  curiosidad por conocer al nuevo electo presidente de la Comisión. Por eso visita esta página y por  eso mismo, para ponerselo fácil, desde JEF-UEF y su publicación, el Nuevo Federalista-sección “Ya semos europeos..¡UE!”, hemos  decidido ofrecerle nuestra guía de “Juncker para principiantes”, con cuya lectura confiamos salga  refrescado, informado y en forma para afrontar victorioso cualquier tertulia de verano con los  amigos. Bueno, vamos al relleno de la aceituna, ejem..al tema, así que nos van a permitir ponernos en su lugar y plantearnos las mismas dudas que a usted le asaltan y a las que daremos    respuesta :

1.-Bueno este señor ¿quién es? ¿de dónde viene?

 JEAN-CLAUDE JUNCKER, “juan“ o “juanito“ para los íntimos, nació en 1954, en el Gran Ducado de Luxemburgo; el segundo estado miembro más pequeño del UE (ejem…sobran comentarios) donde vivió y se crió felizmente. Como buen europeísta, su vida también quedó marcada por la guerra, en este caso a través de su padre, quien fue reclutado forzosamente para luchar en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

 2.-Sí, pero ¿ tiene estudios?

A su manera tuvo su Erasmus: durante su juventud estudió en 3 países, ya que cursó la educación primaria en Belvaux (Luxemburgo), la secundaria en la población belga de Clairefontaine, para completar el bachillerato en la Ciudad de Luxemburgo. Finalmente, en 1975 se matriculó en la Facultad de Derecho (en Europa una de las carreras más difíciles) de la Universidad francesa de Estrasburgo, licenciándose en 1979, es decir, a curso por año, demostrando que el chaval estudiaba y de paso nos habla 5 idiomas.

 3.- Vale, tonto no parece que sea pero ¿qué ha hecho desde el 79?

Efectivamente la fecha es lejana y ya desde entonces al Sr. Juncker (que no tenemos tanta confianza) le gustó lo de la política, en lugar de ponerse a ejercer en un bufete puso sus conocimientos jurídicos al servicio del Partido Popular Social Cristiano (CSV/PSC), y a la tierna edad de 28, allá por el 82, fue nombrado secretario de Estado de Trabajo y de la Seguridad Social. El chaval apuntaba maneras de político trabajador, tal es así que 2 años después le nombraron ministro de trabajo y en 1989 le sumó la cartera de Finanzas (algo que más adelante será clave, como veremos) con la que seguiría hasta 2009 (se ve que le gustó la cartera)  y desde enero de 1995 y hasta diciembre 2013, casi 19 años, fue Primer ministro del Gran Ducado de Luxemburgo. En este período ganó tres elecciones generales consecutivas y encabezó cuatro gabinetes de coalición (con liberales o con socialistas, según saliese) así que algo bueno tenía que ser.

Resumidamente, su gestión fue liberal conservadora en lo económico y más progresista en la protección social  (¡toma frase de tertulia!) y su mandato coincidió con varios años de envidiable prosperidad económica (Luxemburgo tenía la mayor renta per cápita de la UE)  previamente a la llegada de la Gran Recesión que en Luxemburgo fue menos intensa que en otros países de la eurozona (sigue teniendo la mayor renta).

 

4.- Bueno, algo mal habrá hecho ¿no? ¿O es un santo?

Efectivamente también nuestro protagonista se vio salpicado por los escándalos, en particular, el que acabó con su posición de Primer ministro, cuando salió a la luz pública el escándalo de las escuchas a las primeras autoridades del país por parte del servicio secreto luxemburgués (sí, es así, nos sorprendió tanto como a usted  ¡Luxemburgo tiene servicio secreto!). Un servicio, en teoría, bajo el control del propio Juncker,  pero como se comprobó, andaban un poco descontrolados, hasta el punto que el propio Juncker  acabó espiado. A pesar de esto, volvió a presentarse a las elecciones y fue el más votado pero no consiguió asociarse ni con los socialistas ni con los liberales, quienes se entendieron por su cuenta.

En otro ámbito, también resultó algo controvertida su defensa del secreto bancario y las ventajas fiscales y económicas del Gran Ducado, al punto de estar considerado un paraíso fiscal, pues a fin de cuentas, es de lo que vive el país (un cuarto de su economía es esto).

 

(CONTINUARÁ…¡y prometemos una exclusiva!)

¿Para qué votar el 25 mayo? Un ciudadano y su paella

Este artículo fue publicado en El Nuevo Federalista el 21 de mayo de 2014

 

Ante las próximas elecciones, invitamos al lector a hace una pequeña reflexión para que vea como está en juego lo que realmente importa, las cosas de comer.

Permítame el lector comenzar con una disculpa, en tanto que europeísta, cargo con el pecado de “aburrido”, nos llenamos la boca de palabras, o palabrotas, europeas  pensando que todo el mundo lo ve y entiende igual, ciertamente para usted, ciudadano con sus preocupaciones diarias, muchas veces el tema europeo ni le va ni le viene, con toda la razón, se lo hemos explicado fatal, así que me van a permitir que use el mecanismo más sofisticado que conozco para explicar porque le interesa votar el 25 de mayo, usaré LA PAELLA.

¿Cómo? muy sencillo, piensen en una familia de 28 miembros, los abuelos, tíos, padres, primos, etc. que se reúnen para comer paella ¿Qué harán? ¿Cada uno su paellera, su cazo de arroz, su bombona de butano, sus tropiezos? o ¿Una gran paellera donde se combinan todas las aportaciones? piense que cunde más y tendrán el lector los presupuestos comunitarios servidos y  con ellos las políticas europeas, pues de eso se trata de hacer mejor algo juntos, que por separado saldría peor y/o más caro. Ahora bien, la paella hay que cocinarla ¿quién se encarga? pues como se trata de una paella muy grande vamos a necesitar 3 cocineros: el  Chef-Comisión, el Chef-Consejo y el Chef-Parlamento. Los tres, en equipo, se encargarán de cocinar nuestra estupenda paella: el Consejo propone la receta y la Comisión la lleva a cabo, pero ¿qué pasa si a usted le gusta más “socarrat” el arroz? ¿O con más verdura? ¿O pollo? ¿Quién vigila que no se guarden parte del arroz o que no pongan todo el empeño en cocinar un buen plato? ¿Qué cocinero vigila que a usted se le oiga y se le haga caso? ¿Quién evita que el primo alemán imponga su receta? ese es el Parlamento Europeo.

Con su voto, usted le está diciendo al cocinero como le gusta la paella, como quiere que sea y lo que quiere que tenga, por supuesto con tantos comensales habrá que encontrar un punto intermedio, pero si quiere que lo suyo se tenga en cuenta, tendrá que hablar y se habla votando. Le propongo que busque los cocineros más serios, sus eurodiputados, aquellos cuyas propuestas realmente le sirvan al final su plato de paella que tanto merece usted, como ciudadano europeo y que toma la forma de políticas contra el desempleo, Erasmus, I+D, ayudas a la agricultura y pesca, fin del roaming en Europa, vuelos baratos. Y un largo etc.

Nota aclaratoria – este artículo se publico antes que el proyecto “Ya semos europeos ¡UE!” tuviera su forma definitiva y por la circunstancia de las elecciones , no tenía gracia publicarlo 2 meses después de las elecciones.