Dramas comunitarios: respuesta a una legítima duda.

Este artículo fue publicado originalmente el 3 de Septiembre en el Nuevo Federalista

La trágica suerte de los refugiados con destino a Europa ha planteado diversos interrogantes que, con el estilo ameno que nos caracteriza, intentaremos responder desde aquí.

Dentro de la crisis humanitaria de refugiados, recientemente un servidor vio por ahí el siguiente texto

si el problema de la inmigración masiva afecta a TODA (sí, en mayúsculas para que se vea bien) la Unión Europea (aunque he de decir que a unos más que a otros) ¿por qué solo se reúnen Francia y Alemania? Digo yo que no tendría que haber un representante de cada estado miembro junto con el comisario de la unión relativo al tema?

Toda la razón es una gran pregunta y desde yasemoseuropeos nos encanta responder preguntas J asi que manos a la tecla. Eso sí, nos hemos tomado una libertad, que para algo escribimos, de formular en pequeñas preguntas la gran pregunta planteada :

Lo primero sería distinguir donde pinta, o no pinta, la UE como tal. Por lo tanto

¿qué es comunitario o de la Unión Europea? Aquello que hacen , o depende de la Unión Europea y sus instituciones :  la Comisión (que es el órgano ejecutivo, “el que pincha y corta el bacalao”) y el Parlamento  más el Consejo. (que son los órganos legislativos, es decir “los que pasan la receta a la comisión para que pinche y corte, aunque a veces el Consejo también puede llegar a pinchar un poquito ). Así que si ven a estas instituciones liderando el asunto (que sea) piensen que tenemos un tema de la UE/comunitario/europeo (en el sentido de la UE). Está también la opción de comunitarizar algo, es decir, cuando  los países miembros  ven que es tontería ir cada uno por su lado o en paralelo a la UE y prefieren pasárselo a la Unión Europea ,es decir,  ” comunitarizar” = pasar el marrón a la comisión y resto de instituciones para coordinen  y gestionen el asunto, que siendo una para todos, la cosa le saldrá mejor, que 28 para una.

No, no es un yate este verano en Ibiza. (fotografía aparecida en el diaro EL MUNDO)
No, no es un yate este verano en Ibiza. (fotografía aparecida en el diaro EL MUNDO

¿Qué es algo “europeo”? Europa son más de los 28 países que componen la UE (no los numero que sino nos metemos en otro jardín… kosovar). Así que los protagonistas de algo pueden ser los países miembros  y por tanto es un tema europeo, porque estamos en Europa, pero no de la Unión Europea (penita de limitaciones del lenguaje). Además, si es un país grande, como Alemania, Francia o Reino Unido, pues pesan más que otros (no diré nombre de estados con superficie inferior a 316km2.) y lo queramos o no, se le tendrá en cuenta en lo que se haga en temas comunitarios (ver arriba) donde el tamaño si importa, eso no impide que los países que la tengan pequeña( la economía y/o la superficie)  no puedan hacer también maravillas, pero eso suele requerir habilidad y tiempo y con las crisis humanitarias, como la que nos ocupa, no suele ser el caso.

¿Quién manda en esto de la política exterior? Como responder a esto daría para un libro ,lo dejaré en 4 lineas breves, aproximadas pero suficiente para entendernos digamos que en aquello que es puramente comunitario (como la política agraria o la pesca ) manda la UE, para todo lo demás la política exterior es una competencia de los estados miembros, aunque poco a poco , la UE ha ganado terreno y cada vez pinta más coordinando y poniendo la voz solista (ver artículo para más información). En el tema de la inmigración y refugiados, no, no es una competencia comunitaria (por ahora) y por consiguiente también mandan, los Estados, en el tema de los refugiados y los criterios de admisión. Vale, existe una cosa llama “Acuerdos de Dublín” para regular el tema de los inmigrantes a nivel europeo, pero más que una respuesta conjunta, es un “tu la llevas” ordenado.

¿Por qué vienen a la UE? Pongámonoslo a la inversa

tu país está en guerra ¿Dónde ir? A una zona de paz, en un primer momento la salida se produjo a los países vecinos (Turquía, Líbano, Jordania) totalizando más de 4 millones de refugiados y saturando la capacidad de acogida que estos pudieran tener (en Líbano, llegan al 28 % de la población del país, con 1,2 millones y en Turquía con casi 2 millones, suponen el 2.3% de la población)

entonces ¿Cuál es la zona de paz más cercana y prospera? Una pista , 2 palabras, empieza por la U…y la otra palabra por la E. Triste ironía, tanto que solemos quejarnos en la UE y nos negamos (u olvidar) ese gran éxito de paz, vienen a recordárnoslo la gente de fuera que sabe en carne propia lo que es una guerra , valorar la paz y la prosperidad que en ella hemos creado.

Lo de cercano ¿no se lo cree? Cojamos el mapa y miremos (¡ojo vienen cifras!?  Si tomamos como referencia Damasco (en Siria), zona de cruentos combates, resulta que estamos a 320 km de Nicosia (Chipre) la capital más cercana de un país de la UE (aproximadamente la distancia Madrid-Valencia). Si nos vamos a los miembros de la UE en Europa continental, tenemos que. Atenas-damasco son 1200 km en línea recta y 2600km por carretera. ¿lejos? Piense que la distancia Madrid París son  1000 km línea recta y 1250 carretera  (5 h en tren) o un  Madrid –Berlín 1850 km línea recta 2300 carretera ¿de verdad están tan lejos?

Entonces ¿Es lógico lo que está pasando desde la perspectiva UE? Pues no, muy lógico no es y por ello , en junio el presidente de la Comisión, hizo lo que se espera de él lanzó una propuesta para aceptar 40000 refugiados repartidos en territorio comunitario. Digamos que los Estados miembros les sentó la

Viñeta aparecida en el diario El Mundo, autores Idígoras&Pachi
Viñeta aparecida en el diario El Mundo, autores Idígoras&Pachi

propuesta como una patada en los cojo…y se pusieron todos a silbar y mirar al techo, mientras evitaban a toda costa aceptar la cuota indicada en el plan, así hasta que los refugiados han sobrepasado ampliamente esa cifra y la realidad  (otra patada en los…) les ha hecho mirar al frente y dejar de ignorar el problema.

 

¿Por qué salen Merkel y Hollande diciendo que tiene que ser europea la respuesta?  Los políticos,  aunque no nos guste reconocerlo, no son tan tontos como aparentan (al menos los que reúnen en el Consejo Europeo, que es lo que nos importa) , Como tantas otras cosas, a nivel europeo se sabe que el reto de la inmigración/refugiados debe ser europeo, no nacional,  aunque sólo sea por una simple cuestión logística (ver más abajo), pero es un tema político sensible (pregúntense ¿Cuántos jefes de gobierno ganan diciendo que van a acoger a todos los refugiados?) además,  a todos les gusta hacerse la foto mandando, así que ¿cómo hacer las 2 cosas a la vez? Pues si sacas en la foto a los dos pesos más pesados de los países de la UE mandando a la UE que coordine, la UE tendrá que  hacer como que “obedece” . Es decir, unos quedan bien haciéndose los jefes y la Comisión puede ponerse a trabajar sabiendo que ya no le pueden decir que no , pues fueron los propios Estados los que han dado la orden y más concretamente lo han dicho 2 Estados que serán los que más refugiados reciban (por pura matemática de potencia económica y población, los dos criterios básicos para saber cuantos se lleva cada uno). Por otro lado, Italia ya lanzó una campaña política para europeizar el rescate de inmigrantes en el Mediterráneo , forma elegante de decir “ragazzi, per favore, darme una mani, que yo sola no puedo, que son molti”

Imagen de la web : http://www.globalresearch.ca
Imagen de la web : http://www.globalresearch.ca

 ¿que va a pasar? Lo más probable, somos europeístas, no adivinos, es que la Comisión sacará una versión 2.0 del plan de acogida de refugiados , más ambicioso aunque aún quedará corto si lo publican en un plazo breve, con tiempo será más grande pero no necesariamente mejor  frente a la dramática realidad, pues ahora prima la urgencia. Lo realmente determinante, que una vez implantado, será el comienzo de la comunitarización definitiva del problema, algo que hasta la fecha parecía imposible en la Unión Europa (bueno, llevamos 60 años de “imposibles”)  y siguiendo esa larga tradición de primero resolver el problema (eficacia) y luego cambiar los tratados (burocracia). De este modo podremos decir que es la Unión Europa la que está al cargo y ver junto al Comisario europeo correspondiente a los ministros respectivos sentados (y obedientes) y lo más importante, veremos reducir el número de muertes en el Mediterráneo.

 ¿podemos hacerlo? Versión corta “SI” , algo más larga pero de forma sencilla,  si tomamos toda la UE en su conjunto, somos 500 millones de habitantes , en un mal escenario podemos estar hablando de 5 millones (supongamos que nos vienen todos los Sirios y de otras zonas de conflicto) de refugiados a recibir (equivalente al 1% de la población Europea) ,es decir , caber se cabe. Por otro lado habrá que ordenar un poco la casa para que quepamos todos comodamente. O lo que es lo mismo, ponga el contenido de una jarra de agua en un vaso, la mesa queda hecha un charco, póngala en varios vasos, queda todo repartido y en su sitio, sustituya el agua por personas y los vasos por países…¿fácil de imaginar?¿si?. Y en cuanto al dinero, eterno problema, el conjunto de los países UE se ha gastado más de 15.000 millones de € en parar la inmigración ilegal y devolverla a sus países (entre la que se incluyen los refugiados) con dudosos resultados (la desesperación es más alta que los muros que se quieran poner) basta con ver los periódicos y de paso la colleja de la ONU que nos recordó que lo hecho no vale, a eso súmenle una cifra casi equivalente de dinero dado a las mafias que transportan a los inmigrantes hasta territorio comunitario. Ahora, hagamos el cálculo inverso, si ese dinero se invierte en atención y canalización de la inmigración daría para atender a todos los inmigrantes, supone más de 3000 € por cada inmigrante (si nos quedamos la parte legal) para ofrecer un nuevo comienzo a tanta gente y con el potencia humana positivo que eso supone para la vieja Europa..

Podríamos seguir aburriendo con datos, cifras y demás pero eso será otro día, lo importante hoy era responder a la pregunta.

P:D este artículo se acabo de escribir antes de la aparición del editorial del Presidente de la Comisión Jean Claude Juncker.

JUNCKER para principiantes/for dummies – I entrega

Esta artículo fue publica en El Nuevo Federalista el 8 de Agosto de 2014

 

Estimado lector,

escena 14- cierre

Soy consciente que en las fechas que nos encontramos usted se plantea muchas cosas, por  ejemplo:  a qué piscina ir, qué tapa tomar, si tinto de verano o cerveza y, en última posición, su  curiosidad por conocer al nuevo electo presidente de la Comisión. Por eso visita esta página y por  eso mismo, para ponerselo fácil, desde JEF-UEF y su publicación, el Nuevo Federalista-sección “Ya semos europeos..¡UE!”, hemos  decidido ofrecerle nuestra guía de “Juncker para principiantes”, con cuya lectura confiamos salga  refrescado, informado y en forma para afrontar victorioso cualquier tertulia de verano con los  amigos. Bueno, vamos al relleno de la aceituna, ejem..al tema, así que nos van a permitir ponernos en su lugar y plantearnos las mismas dudas que a usted le asaltan y a las que daremos    respuesta :

1.-Bueno este señor ¿quién es? ¿de dónde viene?

 JEAN-CLAUDE JUNCKER, “juan“ o “juanito“ para los íntimos, nació en 1954, en el Gran Ducado de Luxemburgo; el segundo estado miembro más pequeño del UE (ejem…sobran comentarios) donde vivió y se crió felizmente. Como buen europeísta, su vida también quedó marcada por la guerra, en este caso a través de su padre, quien fue reclutado forzosamente para luchar en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

 2.-Sí, pero ¿ tiene estudios?

A su manera tuvo su Erasmus: durante su juventud estudió en 3 países, ya que cursó la educación primaria en Belvaux (Luxemburgo), la secundaria en la población belga de Clairefontaine, para completar el bachillerato en la Ciudad de Luxemburgo. Finalmente, en 1975 se matriculó en la Facultad de Derecho (en Europa una de las carreras más difíciles) de la Universidad francesa de Estrasburgo, licenciándose en 1979, es decir, a curso por año, demostrando que el chaval estudiaba y de paso nos habla 5 idiomas.

 3.- Vale, tonto no parece que sea pero ¿qué ha hecho desde el 79?

Efectivamente la fecha es lejana y ya desde entonces al Sr. Juncker (que no tenemos tanta confianza) le gustó lo de la política, en lugar de ponerse a ejercer en un bufete puso sus conocimientos jurídicos al servicio del Partido Popular Social Cristiano (CSV/PSC), y a la tierna edad de 28, allá por el 82, fue nombrado secretario de Estado de Trabajo y de la Seguridad Social. El chaval apuntaba maneras de político trabajador, tal es así que 2 años después le nombraron ministro de trabajo y en 1989 le sumó la cartera de Finanzas (algo que más adelante será clave, como veremos) con la que seguiría hasta 2009 (se ve que le gustó la cartera)  y desde enero de 1995 y hasta diciembre 2013, casi 19 años, fue Primer ministro del Gran Ducado de Luxemburgo. En este período ganó tres elecciones generales consecutivas y encabezó cuatro gabinetes de coalición (con liberales o con socialistas, según saliese) así que algo bueno tenía que ser.

Resumidamente, su gestión fue liberal conservadora en lo económico y más progresista en la protección social  (¡toma frase de tertulia!) y su mandato coincidió con varios años de envidiable prosperidad económica (Luxemburgo tenía la mayor renta per cápita de la UE)  previamente a la llegada de la Gran Recesión que en Luxemburgo fue menos intensa que en otros países de la eurozona (sigue teniendo la mayor renta).

 

4.- Bueno, algo mal habrá hecho ¿no? ¿O es un santo?

Efectivamente también nuestro protagonista se vio salpicado por los escándalos, en particular, el que acabó con su posición de Primer ministro, cuando salió a la luz pública el escándalo de las escuchas a las primeras autoridades del país por parte del servicio secreto luxemburgués (sí, es así, nos sorprendió tanto como a usted  ¡Luxemburgo tiene servicio secreto!). Un servicio, en teoría, bajo el control del propio Juncker,  pero como se comprobó, andaban un poco descontrolados, hasta el punto que el propio Juncker  acabó espiado. A pesar de esto, volvió a presentarse a las elecciones y fue el más votado pero no consiguió asociarse ni con los socialistas ni con los liberales, quienes se entendieron por su cuenta.

En otro ámbito, también resultó algo controvertida su defensa del secreto bancario y las ventajas fiscales y económicas del Gran Ducado, al punto de estar considerado un paraíso fiscal, pues a fin de cuentas, es de lo que vive el país (un cuarto de su economía es esto).

 

(CONTINUARÁ…¡y prometemos una exclusiva!)

¿Para qué votar el 25 mayo? Un ciudadano y su paella

Este artículo fue publicado en El Nuevo Federalista el 21 de mayo de 2014

 

Ante las próximas elecciones, invitamos al lector a hace una pequeña reflexión para que vea como está en juego lo que realmente importa, las cosas de comer.

Permítame el lector comenzar con una disculpa, en tanto que europeísta, cargo con el pecado de “aburrido”, nos llenamos la boca de palabras, o palabrotas, europeas  pensando que todo el mundo lo ve y entiende igual, ciertamente para usted, ciudadano con sus preocupaciones diarias, muchas veces el tema europeo ni le va ni le viene, con toda la razón, se lo hemos explicado fatal, así que me van a permitir que use el mecanismo más sofisticado que conozco para explicar porque le interesa votar el 25 de mayo, usaré LA PAELLA.

¿Cómo? muy sencillo, piensen en una familia de 28 miembros, los abuelos, tíos, padres, primos, etc. que se reúnen para comer paella ¿Qué harán? ¿Cada uno su paellera, su cazo de arroz, su bombona de butano, sus tropiezos? o ¿Una gran paellera donde se combinan todas las aportaciones? piense que cunde más y tendrán el lector los presupuestos comunitarios servidos y  con ellos las políticas europeas, pues de eso se trata de hacer mejor algo juntos, que por separado saldría peor y/o más caro. Ahora bien, la paella hay que cocinarla ¿quién se encarga? pues como se trata de una paella muy grande vamos a necesitar 3 cocineros: el  Chef-Comisión, el Chef-Consejo y el Chef-Parlamento. Los tres, en equipo, se encargarán de cocinar nuestra estupenda paella: el Consejo propone la receta y la Comisión la lleva a cabo, pero ¿qué pasa si a usted le gusta más “socarrat” el arroz? ¿O con más verdura? ¿O pollo? ¿Quién vigila que no se guarden parte del arroz o que no pongan todo el empeño en cocinar un buen plato? ¿Qué cocinero vigila que a usted se le oiga y se le haga caso? ¿Quién evita que el primo alemán imponga su receta? ese es el Parlamento Europeo.

Con su voto, usted le está diciendo al cocinero como le gusta la paella, como quiere que sea y lo que quiere que tenga, por supuesto con tantos comensales habrá que encontrar un punto intermedio, pero si quiere que lo suyo se tenga en cuenta, tendrá que hablar y se habla votando. Le propongo que busque los cocineros más serios, sus eurodiputados, aquellos cuyas propuestas realmente le sirvan al final su plato de paella que tanto merece usted, como ciudadano europeo y que toma la forma de políticas contra el desempleo, Erasmus, I+D, ayudas a la agricultura y pesca, fin del roaming en Europa, vuelos baratos. Y un largo etc.

Nota aclaratoria – este artículo se publico antes que el proyecto “Ya semos europeos ¡UE!” tuviera su forma definitiva y por la circunstancia de las elecciones , no tenía gracia publicarlo 2 meses después de las elecciones.